¿Por qué es fundamental ser una empresa sustentable? ¡Descúbrelo ahora!

Una empresa sustentable es aquella que se preocupa por los recursos naturales, humanos y económicos. Pero, ¿vale la pena invertir tiempo y dinero para convertirse en una de ellas? ¡Siga leyendo y descubra!

Tempo de leitura: 6 minutos
Una empresa sustentable es aquella que se preocupa por los recursos naturales, humanos y económicos.

Seguramente has oído hablar del término “empresa sustentable”. De hecho, ha ido ganando más protagonismo, generando algunas dudas y afirmaciones controversiales. En primer lugar, debes saber que para ser sustentable no basta con plantar algunos árboles, cuidar la naturaleza y respetar los estándares medioambientales.

De hecho, las empresas deberían empezar a pensar en sus acciones de crecimiento económico de una forma que no genere impactos en el medio ambiente. Y, al mismo tiempo, que colaboren para el desarrollo de la sociedad en su conjunto.

Pero, después de todo, ¿cómo promover la sustentabilidad empresarial y cuáles son las ventajas de hacerlo? Estas y otras respuestas te ayudarán a partir de ahora. ¡Sigue leyendo!

¿Qué significa ser una empresa sustentable?

Una empresa sustentable es aquella que planifica sus acciones económicas contemplando actitudes éticas y conscientes, que contribuyan a un mundo mejor. Es decir, antes de poner en práctica sus planes, analiza si habrá algún impacto en el medio ambiente y si, de alguna manera, beneficiará a las personas que la rodean.

Como mencionamos, existe una gran confusión cuando pensamos en el concepto de sustentabilidad. La mayoría de la gente solo lo relaciona con una postura ecológicamente correcta. Por supuesto, respetar y cuidar el medio ambiente es una actitud importante, pero esto es solo un requisito.

Por lo tanto, una empresa sustentable es aquella que es concebida y gestionada para ser perenne, para colaborar con el desarrollo de la sociedad y contribuir también al progreso de la humanidad.

En este sentido, no puede agotar los recursos naturales para que se logren sus objetivos comerciales, por ejemplo. Al mismo tiempo, necesita impulsar acciones que beneficien a los empleados, vecinos próximos e incluso proveedores. Y antes que todo, debe garantizar la continuidad de la propia empresa en sí.

En resumen, podemos decir que, para lograr un crecimiento sustentable, las empresas deben alcanzar sus objetivos y desarrollarse sin dañar el medio ambiente y la sociedad.

¿Qué importancia tiene la sustentabilidad empresarial?

Además de preservar el medio ambiente, ser una empresa sustentable es una forma de cambiar su imagen ante los consumidores.

Esto se debe a que, en los últimos años, los problemas ambientales han crecido considerablemente, sensibilizando a las personas y exigiendo lo mismo a las empresas.

Según IBGE, existen 5 principales problemas ambientales que han sido preocupantes en Brasil. Son los siguientes:

  1. Incendios;
  2. Desflorestación;
  3. Contaminación del agua;
  4. Sedimentación;
  5. Contaminación atmosférica.

Siendo así, el cliente busca productos y servicios ofrecidos por organizaciones que, de hecho, se preocupan por reducir estos problemas. Es decir, se replantea sus procesos a diario para adoptar siempre las mejores prácticas.

Por lo tanto, quien sigue esta línea tiende a destacar y a ser aún más valorado.

Desde envases reciclables hasta productos fabricados con un impacto medioambiental mínimo, todo cuenta. Y si ofreces algún beneficio a las personas que viven en los alrededores, como la revitalización de una plaza o su priorización a la hora de contratar, ¡aún mejor!

Por lo tanto, además de ser ecológicamente correcto, la sustentabilidad es importante para su empresa porque es una forma de sobrevivir frente a una competencia más feroz. Demostrar que, más que obtener ganancias, te preocupas por el futuro de las personas y del mundo.

Después de todo, ¿cómo ser una empresa sustentable?

Para ser una empresa sustentable, debes gestionar 3 activos esenciales de forma equilibrada: recursos naturales, humanos y económicos. Explicaremos cada uno de ellos a continuación:

Recursos naturales

Lo primero que debes hacer es analizar tus procesos y productos, así como los recursos naturales que utilizas para que todo funcione.

Para ser sustentable, lo ideal es utilizar los recursos en una tasa menor que la velocidad con que ellos se regeneran. En otras palabras: que tome menos de lo que la naturaleza repone, para que no haya escasez.

Evalúe, por ejemplo, qué impacto tiene su actividad económica en la naturaleza, la fauna y la flora. Investiga cuál es tu principal fuente de energía y si es posible realizar mejoras al respecto.

Para tomar una acción efectiva, debe estudiar todos estos puntos en detalle. Solo con responsabilidad, seguimiento y adaptabilidad es posible transformar su empresa en una sustentable.

Recursos humanos

Para que su organización sobreviva y, al mismo tiempo, sea sustentable, necesita centrar su atención en los empleados y personas externas, que valoran lo que ofrece. En otras palabras: asegúrese de que estos dos grupos siempre existan.

En cuanto a los empleados, trate de respetar y valorar a las personas que ayudan a su empresa a lograr sus objetivos. Para ello, asegúrese de realizar acciones de Seguridad Laboral con el fin de prevenir la ocurrencia de accidentes y enfermedades profesionales, que afectan directamente a la salud física y mental del profesional.

Aquí también vale la pena apostar por la diversidad a la hora de contratar. Así, reúnes diferentes perfiles, lo que es fundamental para adaptarse a los cambios que la sociedad ha ido atravesando.

En cuanto a la audiencia externa, trate siempre de ser ético y auténtico. Después de todo, con Internet, una mala conducta se descubre fácilmente.

Recuerde que, más que un producto o servicio, las personas buscan marcas con las que se identifican.

Recursos financieros

En un escenario ideal, las empresas que utilizan eficientemente los recursos naturales y humanos son valoradas por los consumidores y, por tanto, tienen sustentabilidad financiera. Sin embargo, este no es siempre el caso.

Esto se debe a que algunas acciones de sustentabilidad exigen una gran inversión y necesitan incentivos externos para eliminarse del papel, como las leyes y los cargos al consumidor.

Aún así, es posible comenzar con pequeñas iniciativas, como reducir el desperdicio y usar la energía de manera más eficiente. Además de promover ganancias económicas, es una forma de entrar en este mundo sustentable que tiene tantos frentes.

Principales ventajas de ser propietario de una empresa sustentable

Es innegable que ser sustentable cambia la percepción de la empresa por parte de los empleados y de la sociedad en general. Por tanto, la tendencia es que se aprecie la imagen y la marca, lo que es fundamental para sobrevivir en el mercado.

Cuando los empleados trabajan en un lugar que tiene valores similares a los suyos y conciencia ambiental, tienden a sentirse más satisfechos. Entonces su bienestar y su produtividad aumentan, haciéndolo pensar dos veces antes de cambiar de trabajo.

Pero las ventajas no se detienen ahí, solo eche un vistazo:

  • Ahorro: Mediante el reciclaje, la reutilización del agua, la reutilización de materias primas y medidas de ahorro de electricidad, por ejemplo, es posible reducir los costos de producción;
  • Diferenciación en el mercado: La sustentabilidad se convierte en una ventaja competitiva, siendo muy útil para incrementar tus ganancias o incluso pensar en expandir su negócio;
  • Preservar el planeta: cuidando el medio ambiente, estará pensando en las próximas generaciones y en lo que también podrán disfrutar;
  • Impacto en Bolsa: Los inversores apuestan cada vez más por las acciones de empresas social y medioambientalmente sustentables. Después de todo, esta es una tendencia mundial.

Ejemplo de acciones sostenibles a realizar en su empresa

Existen varias acciones sociales y ambientales que puedes incorporar a tu organización. Sin embargo, es importante que no se limite a reemplazar vasos de plástico con tazas, por ejemplo. A pesar de ser indispensable, es una acción considerada muy superficial, que no generará un impacto significativo especialmente para los consumidores.

Por lo tanto, consulte algunos ejemplos de prácticas que puede comenzar a adoptar ahora mismo:

  • Creación de un sistema de tratamiento y reutilización de agua;
  • Uso racional de agua potable y electricidad;
  • Uso de fuentes de energía limpia y renovable, como la solar y la eólica, en la producción;
  • Adopción de procesos productivos que no dañen el suelo, el aire y los ríos;
  • Reutilización de sobras de materia prima;
  • Adopción de un sistema de logística inversa para evitar que los productos se desechen al medio ambiente después de su uso, como neumáticos, bombillas y baterías;
  • Uso de materiales reciclables en la fabricación de envases, así como bolsas biodegradables;
  • Implementación de un programa de reciclaje de residuos;
  • Creación de procesos enfocados a minimizar o, preferiblemente, eliminar la disposición irregular y la contaminación generada en la producción;
  • Creación de proyectos educativos orientados a la conservación del medio ambiente;
  • Desarrollo de programas de inclusión social en la comunidad;
  • Respeto por la diversidad, ya sea relacionada con el género, la raza, la religión, las creencias o la sexualidad;
  • Adopción de prácticas que garanticen la seguridad laboral;
  • Respeto a las leyes laborales y ambientales;
  • Adopción de prácticas éticas, que no buscan aprovechar las licitaciones públicas, lo que configura la corrupción.

También es esencial que los gerentes y líderes adopten estas acciones y transmitan la importancia de la sustentabilidad corporativa a todo el equipo.

Solo así será posible promover la comprensión, incorporación y desarrollo de los cambios que el mundo necesita con tanta urgencia.

¿Es posible ser una empresa sustentable e innovadora?

¡Claro que sí! De hecho, la innovación es uno de los pilares de la sustentabilidad empresarial, ya que permite cambios en determinados procesos, además de hacerlos más inteligentes y objetivos.

Las posibilidades de innovación dentro de una empresa son infinitas. Pueden estar relacionados con nuevas prácticas administrativas, métodos de organización y desarrollo de productos, por ejemplo.

También puede implicar el uso de tecnologías como un checklist en línea. En este caso, puede realizar sus inspecciones, auditorías y verificaciones de forma digital, lo que puede reducir el uso de papel en estos procesos hasta en un 100%.

Para que te hagas una idea, Votorantim Cementos, cliente de Checklist Fácil, eliminó 145 mil hojas de papel al año. Ocyan, por su parte, no consiguió desembarcar 25 cajas de casi 100 kg compuestas de papel que se imprimía a bordo anualmente. ¡Todo esto simplemente adoptando nuestro sistema a diario!

¿Ves cómo una innovación puede marcar una gran diferencia? Esto es en lo que solo nos enfocamos en reducir el uso de papel, pero apoya varias otras acciones sustentables, ya que optimiza el control que tienes a diario.

Da el primer paso y haz que tu empresa sea sustentable. Conversa con uno de nuestros consultores ¡y conozca todas las funcionalidades que ofrece Checklist Fácil!

Escribo contenido para ayudar a las empresas a lograr la estandarización de los procesos mediante la gestión de no conformidades: hacer que las empresas sean más eficientes y los empleados más felices 🙂
Luciana Silva

Posts Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *