¿Cómo hacer el control de calidad de alimentos? ¡Empieza ya!

La inocuidad de los alimentos es fundamental para la salud y el bienestar de las personas. De hecho, la Organización Mundial de la Salud estima que casi 1 de cada 10 habitantes enferman cada año por ingerir alimentos contaminados y mueren más de 400 mil personas debido a esa causa. Por esa razón, la industria alimentaria es una de las más reguladas y controladas en el mundo.
Actualizado: 9 de julho de 2024
Tiempo de leer: 16 minutos

Realizar el control de calidad de alimentos es indispensable  para cualquier negocio que forme parte de la industria alimentaria, ya sea una fábrica o un restaurante. Esto se debe a que esta actividad hace que la producción sea más segura y confiable, beneficiando tanto a los empresarios como a los clientes.

Pero, ¿qué es la calidad de los alimentos? Se refiere a un conjunto de elementos que garantizan las características nutricionales y sanitarias. Por lo tanto, cuando hay un control estricto, se evitan problemas que pueden perjudicar la imagen y la reputación de la empresa, por ejemplo. Además, garantiza el cumplimiento de las normas vigentes y aumenta las posibilidades de satisfacer las expectativas de los consumidores.

¿Quieres saber cómo realizar un buen control de calidad de alimentos? En este contenido, aclaramos esta duda y también mostramos otros temas relacionados que facilitarán su comprensión sobre el tema. ¡Sigue leyendo!

Podrás leer en este artículo:

¿Qué es la industria alimentaria?

Según la Comisión Nacional de Clasificación del Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (IBGE), la industria alimentaria “comprende el procesamiento y transformación de productos agrícolas, ganaderos y pesqueros en alimentos para uso humano y animal”.

En resumen, es un conjunto de actividades enfocadas en preparar alimentos o ingredientes para su comercialización. Además de los productos que llegan al cliente, se abastece de insumos y otros productos para la producción.

Por lo tanto, la industria alimentaria, también conocida como la industria de alimentos, no está compuesta únicamente por las grandes fábricas, sino también por productores rurales, distribuidores y comercios. Actualmente, es considerada esencial para la economía del país, ya que procesa el 58% de toda la producción agropecuaria, representando así el mayor sector de la industria de transformación brasileña. Además, genera alrededor de 1.68 millones de puestos de trabajo directos, según datos de la Asociación brasileña  de la Industria Alimentaria (ABIA).

Entre las actividades económicas que pertenecen al sector:



Para más información sobre el tratamiento de tus datos personales, lee nuestro Aviso de Privacidad.
  • Producción de cultivos temporales y permanentes;
  • Horticultura;
  • Ganadería y pesca;
  • Acuicultura;
  • Producción láctea;
  • Tostado y molienda de café;
  • Comercio mayorista de materias primas agrícolas y animales vivos;
  • Restaurantes y otros servicios de alimentación y bebidas.

¿Qué es el control de calidad de alimentos?

Cuando hablamos de control de calidad de alimentos nos referimos a una práctica cuyo objetivo es garantizar la calidad y seguridad de los productos alimenticios.

Todo lo que consumimos debe cumplir con los criterios establecidos por la empresa y los organismos reguladores. Esto significa que debe contener nutrientes, llevar los ingredientes descritos en el empaque y no exceder los límites permitidos de conservantes, por ejemplo.

Por lo tanto, el control de calidad de alimentos busca preservar, sobre todo, el bienestar y la salud de los consumidores y también de quienes están involucrados en la parte operativa de los productos.

¿Pero, qué hace en la práctica? Pon en práctica métodos de producción, monitorea los procesos e implementa una serie de acciones que previenen la contaminación de los alimentos en toda la cadena productiva, incluyendo:

  • Cosecha;
  • Sacrificio de animales;
  • Transporte;
  • Almacenamiento;
  • Distribución.

De esta manera, garantiza que los alimentos finales estén aptos para el consumo.

Descarga gratis | Modelo de checklist para la Gestión de la Calidad

¿Qué es la seguridad de alimentos?

El término “seguridad alimentaria” proviene de la expresión en inglés “food safety“. Está relacionado con un conjunto de prácticas que previenen la contaminación de los alimentos, garantizando  la calidad de los productos comercializados.

La intención detrás de esto es asegurarse de que los alimentos sean realmente saludables. Es decir, libres de agentes químicos, biológicos y físicos que podrían causar daños a la salud y/o integridad del consumidor.

Al adoptar un control eficiente, la empresa puede mantener buenas prácticas de seguridad alimentaria en toda su cadena de producción. Con esto, evita posibles problemas que podrían dañar la reputación de la marca.

Por lo tanto, para que sea efectivo, debe abarcar desde las etapas de manipulación y preparación hasta el consumo de los productos propiamente dichos.

¿Pero quién debe adoptar un control estricto sobre la seguridad alimentaria? Todos los que forman parte de la industria alimentaria, desde el agricultor hasta las fábricas, restaurantes y cafeterías. ¿Viste lo relevante que es este tema?

Es importante destacar que la calidad y la seguridad alimentaria van de la mano. Cuando hablamos de calidad, nos referimos a un conjunto de características que un producto debe tener para satisfacer las necesidades del cliente final.

Así, la gestión de calidad también busca garantizar que el producto ofrecido esté dentro del estándar considerado ideal, algo directamente relacionado con la seguridad alimentaria.

¿Cuáles son los organismos relacionados con la industria alimentaria?

Debido a que este sector está directamente relacionado con la salud de las personas, se encuentra bajo una constante supervisión. Esto se hace para asegurar que todas las normativas se cumplan en el día a día y, por lo tanto, no existan riesgos inminentes para la población.

Organismos

Los principales órganos encargados de garantizar la seguridad en todos los procesos son:

Ministerios

Los ministerios son unos de los organismos regulador de la industria alimentaria. Sus técnicos son responsables de inspeccionar y supervisar los procesos de las empresas para verificar si cumplen o no con las leyes de sanidad.

Órganos de Control Sanitario 

Es común que los países cuenten con un órgano público responsable del control sanitario a nivel nacional. Es el caso de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Confepris) en México. 

Su objetivo es proteger a la población contra riesgos a la salud provocados por el uso y consumo de bienes y servicios, insumos para la salud, así como por su exposición a factores ambientales y laborales, la ocurrencia de emergencias sanitarias y la prestación de servicios de salud mediante la regulación, control y prevención de riesgos sanitarios.

Para ello, establece e implementa políticas, programas y proyectos al nivel de la mejor práctica internacional, en coordinación efectiva con los diferentes actores del ámbito público, privado y social, para prevenir y atender los riesgos sanitarios, contribuyendo así a la salud de la población.

Vigilancia Sanitaria

Las agencias de vigilancia sanitaria trabajan complementando el trabajo federal con el fin de eliminar, minimizar o prevenir riesgos para la salud. 

Estas agencias llevan a cabo inspecciones, imponen sanciones, intervienen y otorgan permisos y multas a establecimientos de diversos sectores. Además, como están más cerca localmente, pueden actuar de manera más eficaz.

Normas

Ahora, conoce las principales normas que deben seguirse para operar en la industria alimentaria:

NOM-251-SSA1-2009

Esta norma, de reglamento obligatorio en México, establece las pautas de higiene para el procesamiento de alimentos, bebidas y suplementos alimenticios. 

En resumen, garantizar que los alimentos procesados en el territorio mexicano sean seguros para el consumo al definir cómo deben ser manipulados e higienizados durante todo el proceso de producción, desde la obtención de la materia prima hasta el producto final.

ISO 22000

Esta norma internacional abarca todos los procesos involucrados en la cadena alimentaria, desde la cosecha hasta la mesa. 

Ella especifica las acciones que deben adoptarse para garantizar la seguridad alimentaria, incorporando elementos como las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) y el Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos  (APPCC), entre otros.

¿Cuál es la importancia de realizar el control de calidad de alimentos?

Garantizar que los alimentos lleguen a los hogares de las personas con calidad es, sin duda, uno de los principales objetivos de realizar este control. Este proceso se hace esencial para asegurar que los consumidores tengan más salud, bienestar y seguridad en todo lo que ingieren.

Sin embargo, este es solo un punto relacionado con su importancia. El control de calidad de alimentos también surge como una gran ventaja competitiva para el negocio. Al final, su ejecución transmite confianza al mercado.

Otro factor que hace que este proceso sea indispensable para productores, industrias y distribuidores es la reducción de desperdicios. 

Dado que el control de calidad de alimentos trabaja para  cumplir con normas, regular, fiscalizar y monitorear todo lo que ocurre en la cadena productiva, ayuda a reducir al máximo el desperdicio de alimentos.

Por supuesto, para que esto ocurra, es fundamental que los gestores y demás empleados sigan todas las orientaciones y promuevan mejoras continuas. De lo contrario, los errores seguirán ocurriendo.

Por lo tanto, podemos afirmar que esta práctica es importante tanto para quienes producen y venden los alimentos como para quienes los consumen.

¿Cuáles son los beneficios del control de calidad de alimentos?

Implementar este control riguroso asegura que todos los métodos y procesos utilizados a lo largo de las etapas de producción estén en conformidad con los estándares y normativas establecidas por las leyes brasileñas y globales. De esa manera, el establecimiento o productor está capacitado para operar.

Otros beneficios incluyen:

  • Satisfacción de los clientes;
  • Estandarización en la gestión de la producción;
  • Preservación de la calidad de los productos;
  • Garantía de la seguridad alimentaria;
  • Optimización del análisis de los productos;
  • Reducción de pérdidas;
  • Preservación de la marca;
  • Mayor rentabilidad.

¿Cómo implementar un control de calidad de alimentos en tu empresa?

Para adoptar un control de calidad de alimentos, es recomendable que el empresario cuente con el apoyo de un profesional que tenga un profundo conocimiento sobre las normas y estándares higiénico-sanitarios inherentes al sector.

Todo esto está directamente relacionado con las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), que se aplican en los procesos de producción, almacenamiento, transporte e incluso comercialización de diversos productos de consumo.

Asimismo, este profesional será responsable de supervisar los procesos desde su implementación. Esta supervisión debe abarcar desde las instalaciones físicas hasta la higiene personal de los manipuladores y la limpieza del lugar y de los equipos.

Es importante dejar claro que, en el caso de establecimientos pequeños o productores rurales, el propio emprendedor puede realizar esta actividad. Sin embargo, lo más común es que cuente con este apoyo especializado, principalmente porque las leyes están en constante actualización, y puede ser difícil mantenerse al tanto en medio de otras demandas.

Esta supervisión es especialmente importante pensando en la cuestión de la higiene. Al final, todo cuidado es poco para evitar que los empleados contraigan alguna enfermedad por contaminación de alimentos, por ejemplo. O, entonces, que ellos mismos provoquen esta contaminación, haciendo que el producto sea inapropiado para el consumo.

Pero, ¿cuál es el estándar que se debe seguir en el día a día? Esta es una pregunta muy común y la responderemos a continuación.

¿Cuáles son los estándares de control de calidad de alimentos que debo seguir?

Además de las leyes brasileñas, existen por lo menos 10 certificaciones de estándares internacionales en la industria alimentaria. Dirigidas a todas las etapas de producción, desde el sector agrícola hasta el de empaque, ellas son reconocidas mundialmente y aumentan la confiabilidad del público en sus productos.

Aquí, sin embargo, destacamos los principales estándares que deben ser seguidos por el profesional que realiza el control de calidad de alimentos. ¡Echa un vistazo!

ISO 22000

La ISO 22000, ya presentada anteriormente, es una norma internacional que abarca todos los procesos involucrados en la cadena alimentaria, desde la cosecha hasta la mesa. Su objetivo es definir estándares de trabajo dirigidos precisamente a la seguridad de los alimentos.

Especifica las acciones que deben adoptarse en el día a día e incorpora elementos de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) y Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC).

Cuando se creó, la ISO 22000 tenía como objetivo unificar diferentes normas. Con esto, desarrolló un conjunto de requisitos de fácil comprensión, aplicación simple y, sobre todo, reconocidos en todo el mundo.

De esta manera, comenzó a ser utilizada por todas las organizaciones involucradas en la cadena de suministro, incluidas las granjas productoras de materia prima, los servicios de suministro de alimentos, las empresas responsables del procesamiento y almacenamiento de alimentos, y el comercio minorista.

Allergie, Haut, Ashtma (AHA)

Se trata de la certificación que gestiona alergias, piel y asma, orientando a las empresas sobre los puntos que deben seguirse en la fabricación de los productos que cuentan con este sello de calidad.

British Retail Consortium (BRC)

Esta directriz, seguida en más de 100 países, trata sobre la seguridad de los alimentos y la gestión de la calidad de los productos. Por lo tanto, está dirigida a las empresas que procesan alimentos y también a aquellas que fabrican los envases.

Vinculado a la Global Food Safety Initiative (GFSI), es un estándar de referencia para fabricantes, mayoristas y distribuidores. Aborda la seguridad alimentaria y la gestión de la calidad en:

  • Fabricación de alimentos y sus ingredientes;
  • Producción de envases;
  • Almacenamiento, distribución, transporte y logística;
  • Embalaje de productos para el consumo.

Safe Quality Food (SQF)

El sello SQF es ampliamente aceptado internacionalmente debido a su estricto control de calidad y su alcance en todos los sectores alimentarios, desde la producción hasta la distribución. Sus principios se dividieron en dos normas:

  1. SQF 1000, dirigida a la producción primaria, como la agricultura;
  2. SQF 2000, específica para la fabricación de alimentos y los servicios relacionados.

Tenemos, además, algunos estándares más específicos, como:

  • Global Good Agricultural Practices, que garantiza la producción sostenible y segura dentro de las prácticas agrícolas;
  • Global Red Meat Standard, enfocado en la regulación de la industria de producción de carne roja;
  • Y el Global Aquaculture Alliance Seafood Processing Standard, que garantiza el avance ambiental y social de la acuicultura.

Siguiendo estos estándares de control de calidad de alimentos, es posible obtener más eficiencia en el proceso productivo, haciéndolo más seguro y alineado con lo que se está trabajando a nivel mundial. Sin mencionar que, al obtener su sello, impacta directamente en una buena reputación en el mercado.

¿Cómo hacer un control de calidad de alimentos eficiente?

Ahora que has visto que es esencial realizar un control de calidad de alimentos, ¿qué te parece ver cómo hacerlo en la práctica? Checa a continuación los pasos que deben estar presentes en tu rutina de ahora en adelante:

1. Estandariza los procedimientos

Antes que nada, es importante definir los procedimientos estándar en cada área de producción. Después de todo, todas las actividades deben ejecutarse de manera uniforme, independientemente de la persona que esté trabajando. Esto debe hacerse de manera detallada para identificar las prácticas más eficientes o insatisfactorias y evitar que los productos se desvíen del estándar establecido.

2. Asegura las certificaciones mínimas de los productos

Como mencionamos, existen certificaciones que garantizan la seguridad e integridad de tu producción. Por lo tanto, investiga cuáles están dirigidas a tu industria específica y revisa sus requisitos legales.

3. Verifica las leyes específicas aplicables a tu negocio

Otra actividad indispensable en el control de calidad de alimentos se refiere a las leyes. Es decir, debes seguir la legislación y las particularidades relacionadas con tu tipo de negocio. 

El mercado internacional, por ejemplo, tiene requisitos diferentes al nacional. Por lo tanto, es importante cumplir con ambos para evitar problemas en la distribución de la producción y la pérdida de espacio.

4. Define los puntos de control de calidad de alimentos

Después de esta parte más burocrática, es hora de definir los Puntos de Control Crítico (PCC) de los procesos de tu negocio. Pero, ¿qué es eso? 

El PCC es cualquier punto, operación, etapa o procedimiento de fabricación o preparación donde se deben aplicar medidas preventivas de control para prevenir, reducir o eliminar los riesgos para la salud del consumidor, la pérdida de calidad o los problemas económicos. 

En resumen, son las etapas de tu proceso que más impactan en la seguridad y calidad de los productos y, por lo tanto, requieren mayor atención.

5. Adopta una gestión unificada e integrada

Si deseas realizar un control de calidad de alimentos eficiente, no dejes de unificar e integrar los procedimientos. Sin esto, tus acciones pierden fuerza porque no siguen la misma dirección y lógica. 

En este sentido, invierte en capacitaciones para que los empleados comprendan toda la operación y también el porqué de realizarla de cierta manera. Cumpliendo con este paso, los riesgos se atenúan e incluso se eliminan.

Adoptar el sistema del Checklist Fácil puede ayudarte en este sentido. Después de todo, puedes crear cuestionarios para diversos sectores, actividades y procesos en una misma plataforma. Así, podrás visualizar tu negocio en su totalidad, en lugar de forma aislada como en las hojas de cálculo de Excel.

6. Evalúa cada producto

La evaluación individualizada de los productos permite conocer a fondo cada alimento para luego planificar y aplicar las mejores soluciones de calidad. 

Es importante tener en cuenta que cada artículo tiene criterios y soluciones distintas, ya que la industria alimentaria trabaja con productos procesados, congelados, entre otros. Así, realizar el mismo control en todos los casos puede causar problemas graves.

7. Identifica los productos aptos para la venta

Dentro del control de calidad de alimentos está la identificación de los productos que realmente están listos para el consumo. En esta etapa, se define la entrada del alimento al inventario y su transporte para ser enviado al mercado. 

Aquí, es esencial tener parámetros claros a seguir, ya que son ellos los que definen los puntos de evaluación y criterios de análisis de calidad.

¿Sabías que el Checklist Fácil puede ayudarte en esta etapa? A través de él, puedes ingresar información específica o incluso imágenes para que, al momento de la verificación, las utilices como estándar. 

Así, puedes definir, por ejemplo, una temperatura específica o coloración que el alimento debe tener, y proporcionar una foto que represente el producto ideal. De esa manera, el profesional responsable de esta actividad sabrá exactamente cuándo la mercancía esté lista para la venta. 

O mostrar las formas más adecuadas para el almacenamiento de alimentos perecederos. Dejando claro que este factor es indispensable para mantenerlo intacto.

8. Retira los alimentos que están fuera del estándar

El monitoreo de los alimentos debe ser frecuente, ya sean frescos, congelados o procesados. Por lo tanto, el control de calidad también debe atentarse a factores como la fecha de caducidad, los defectos y otros daños que comprometan la seguridad. 

Y cuando esto ocurra, aísla el artículo del resto y busca la etapa en la que se produjo el error para corregirlo de inmediato. De esta manera, evitas que algo fuera del estándar llegue al mercado y, al mismo tiempo, que se repitan los errores

9. Define y supervisa tus indicadores

De la misma manera que es importante definir los estándares de calidad, también es indispensable tener parámetros para seguir. Y aquí es donde entran los indicadores y métricas, que facilitan al momento de evaluar el desempeño de un proceso específico.

Supongamos que tu empresa debe mantener el inventario a una temperatura entre 12º y 15º. Uno de los indicadores debe estar centrado en eso, ya que, en caso de variaciones bruscas, facilita la identificación de errores.

También es posible que desees asegurarte de que los productos que faltan 5 días para vencer sean separados del resto para realizar promociones. Con Checklist Fácil, puedes dar seguimiento a esta métrica con rapidez, simplemente creando un cuestionario específico sobre el tema.

En caso de que, al momento de la verificación, esto no esté de acuerdo, aún puedes determinar que se complete un plan de acción para resolver el problema de inmediato.

10. Promueve la mejora continua de los procesos

La estandarización de procesos no significa que, una vez hecha, todo esté resuelto. ¡Nada de eso! En realidad, las empresas necesitan promover mejoras continuas para optimizar la producción y adaptarse a los nuevos requisitos legales y de mercado.

Esto deja aún más claro la importancia de contar con un control de calidad de alimentos constante. Después de todo, a través de él se descubren los errores y se introducen nuevos procedimientos en el día a día para lograr una mayor eficiencia operativa.

11. Automatiza tus procesos

Por último, pero no menos importante, es indispensable que automatices los procesos de tu empresa. La tecnología puede hacer que la producción sea más inteligente y ágil, facilitando aún más tu control.

Cuando pensamos en este tipo de herramienta, no nos referimos solo a los equipos que utilizas en la producción en sí. Aunque sean indispensables, existen otras opciones que también son útiles para un mejor control de calidad de alimentos.

Una de ellas es el checklist en línea, cuya empresa líder en esta solución es el Checklist Fácil. ¡Obtén más información a continuación!

¿Cómo garantizar la calidad de los alimentos con checklists?

Si trabajas en un establecimiento que maneja directamente la producción o manipulación de productos alimenticios, seguramente sabes lo preocupante que puede ser correr el riesgo de ofrecer al cliente algo contaminado.

Por eso, es importante estar siempre atento a las diversas etapas del proceso de manipulación de alimentos para reducir al máximo las posibilidades de afectar la salud del cliente final.

En este escenario, el checklist surge como una forma simple y eficiente de revisar todas las etapas importantes de la producción, evaluando los riesgos específicos de cada una de ellas y trabajando en su resolución inmediata.

Sin embargo, a diferencia de lo que muchos piensan, el checklist no es solo una enumeración de procesos que deben ser revisados, sino una herramienta para evaluar todas las etapas.

Esto significa que, además de permitir verificar la rutina tradicional de tu producción, el checklist ayuda a señalar qué es lo que está saliendo mal en cada situación, así como el tamaño del riesgo que se puede estar presentando para el cliente y qué se debe hacer para minimizar y eliminar el problema.

Imagina la siguiente situación: tu empleado completó un checklist en papel y te lo pasó para que lo registres en una plantilla. Sin embargo, su letra no es muy legible y algunos campos no fueron completados. ¿Qué haces tú, entonces?  Le llamas o vas directamente al lugar para verificar, ¿verdad?

Ya sabemos que esto requiere tiempo y, como se ha visto, es propenso a fallos.

Utilizando un software, como el Checklist Fácil, puedes crear cuestionarios personalizados para facilitar la aplicación. Y más: exigir que todos los campos sean completados, incluso con la inclusión de evidencias, como vídeos e imágenes.

Además, todos los datos se registran automáticamente en el mismo sistema al que tienes acceso. Por lo tanto, se eliminan varias etapas y puedes gestionar mejor tu negocio y, en consecuencia, garantizar la seguridad de los alimentos.

Contamos con diversos clientes que trabajan en el sector de Alimentos y Bebidas. ¡Consulta el testimonio de uno de ellos!

6 elementos que no pueden faltar en tu checklist de higiene y seguridad alimentaria

Para asegurar que se siguen correctamente todos los requisitos de seguridad alimentaria en tu empresa, revisa algunos procesos que deben incluirse en tu checklist:

1. Higiene del entorno

Uno de los primeros puntos a analizar es el propio entorno. Por lo tanto, crea y aplica un checklist específico para la limpieza de la estructura del lugar, como:

  • Pisos;
  • Desagües;
  • Techos;
  • Paredes;
  • Fregaderos;
  • Sistemas de extracción;
  • Mesas de trabajo.

Aquí, es necesario analizar si se utilizaron agentes fungicidas y bactericidas en las áreas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso de cloro, ya que el riesgo de toxicidad es bajo si se aplica en concentraciones adecuadas.

2. Utensilios y mobiliario

Después de los puntos estructurales, es el momento de examinar los objetos de la cocina, como utensilios y muebles. Es esencial garantizar que existan espacios distintos para el lavado de elementos como platos, cubiertos, ollas, sartenes, tazones y moldes, así como para la higiene de las manos.

Además, debes evaluar la forma en que se secan los objetos después del lavado. Para evitar la contaminación, lo ideal es que esto ocurra de forma natural, ya que los paños de cocina acumulan gérmenes y bacterias que contribuyen a su proliferación.

También en este checklist, agrega un campo relacionado con la limpieza de parrillas, cocinas y planchas, en caso de que trabajes en un restaurante o cafetería. Al final, estos elementos están en contacto directo con los alimentos y pueden causar contaminación si no se limpian adecuadamente.

3. Checklist para cocina: conservación de equipos

La cocina es un lugar donde se concentra una gran cantidad de equipos. Por lo tanto, al realizar un checklist de seguridad alimentaria, es vital dedicar una etapa de análisis completa a estos objetos.

Así, crea una pregunta específica para inspeccionar elementos de uso constante, como licuadoras, freidoras y exprimidores de jugo. En el caso de una cocina empresarial, la atención también debe dirigirse a:

  • Microondas;
  • Cortadoras de carne;
  • Máquinas de café, té y refrescos. 

Este mismo checklist se puede adaptar y utilizar en otros sectores de la industria alimentaria. Después de todo, las fábricas también tienen equipos de uso rutinario. Así como el agricultor, que cuenta con cosechadoras y sembradoras, entre otros equipos, que necesitan mantenimiento y limpieza frecuentes.

4. Temperatura del refrigerador

El control de la temperatura es uno de los factores esenciales dentro de la seguridad alimentaria, ya que a través de él se garantiza una conservación perfecta de los productos.

La congelación es un recurso que merece especial atención. Aunque no todos los alimentos se pueden congelar, la baja temperatura proporciona comodidad en muchas situaciones.

Además de preservar, el frío conserva las características sensoriales de los alimentos, como sabor, olor y apariencia.

Sin embargo, es importante observar algunas cuestiones en el control de temperatura porque, incluso congelados, muchos productos tienen una fecha de caducidad. Y la mayoría de ellos tiene un tiempo recomendado para mantenerse en esas condiciones.

Así que, ¿qué mejor que contar con un checklist para recordarte estos detalles, verdad?

Incluso, en el Checklist Fácil es posible programar las aplicaciones. Es decir, puedes establecer que cada lunes y viernes, el responsable de este control verificará si la temperatura es adecuada y si algún producto ha pasado su fecha de vencimiento, por ejemplo.

5. Almacenamiento de productos

El almacenamiento correcto de productos también es uno de los puntos principales cuando se piensa en seguridad alimentaria. En este caso, es esencial que los lugares de almacenamiento estén en perfecto estado de higiene, tengan buena ventilación e iluminación.

Por lo tanto, crea un checklist con todos los puntos que deben evaluarse en este aspecto. Aquí, encuentras algunos ejemplos de preguntas que se pueden agregar:

  • ¿Los productos están separados para prevenir contaminaciones cruzadas?
  • ¿Los alimentos preparados se han colocado en el refrigerador o congelador correctamente?
  • ¿Los productos están organizados según su fecha de caducidad?
  • ¿El área de almacenamiento está limpia y sin residuos?
  • ¿Las puertas se mantienen cerradas, permitiendo el acceso solo a los profesionales responsables?
  • ¿Se están siguiendo las recomendaciones de almacenamiento de los fabricantes?

¿Recuerdas que hablamos sobre el Checklist Fácil? Bueno, una de sus características distintivas es la posibilidad de crear checklists mediante imágenes. Es decir, desarrollar cuestionarios a partir de fotografías para facilitar la visualización de lo que se considera ideal.

Incluso, en estas imágenes, es posible resaltar puntos de atención para que no pasen desapercibidos durante la verificación.

6. Higiene de los colaboradores y manipuladores de alimentos

Todas las etapas presentadas anteriormente son esenciales para el éxito de la seguridad alimentaria. Sin embargo, ninguna surtirá efecto si no se realiza un trabajo dirigido a verificar la higiene de los colaboradores que manipulan los productos.

Por lo tanto, para evitar problemas, es necesario implementar un checklist junto con los empleados. Uno de los puntos primordiales en este sentido es verificar el uso de los Equipos de Protección Personal (EPP) y la higiene personal de cada colaborador.

En general, los EPP para los profesionales del sector alimentario se centran en:

  • Gorro;
  • Delantal;
  • Guantes;
  • Botas;
  • Mascarillas.

Con un checklist, es posible asegurar la entrega de los equipos, así como verificar que estén en buen estado y se utilicen adecuadamente por parte de los colaboradores.

En cuanto a la higiene personal, es necesario verificar cuestiones como el tamaño de la barba y el cabello, las uñas y el lavado de manos.

Lo que significa que este tipo de análisis no se aplica sólo a quienes manipulan los alimentos, sino también a quienes acceden al lugar en algún momento.

Ahora que has entendido todo sobre la seguridad alimentaria y has visto cómo un checklist puede ayudar a garantizar este proceso, es hora de dar el siguiente paso: la digitalización de tus procesos.

Como mencionamos, el Checklist Fácil puede ayudarte en esta tarea, ya que automatiza y optimiza la aplicación de checklists en las empresas. ¡Haz una prueba ahora mismo! ¡Agenda una demostración gratuita y conoce todas nuestras funcionalidades!

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

¡Ideal para tu negocio!

Categorías

Suscríbete a nuestra newsletter y accede, de primera mano, a contenidos relevantes para tu negocio.

Merchandising:

como maximizar las ventas de tu comercio con checklists electrónicos

Descubre como el uso de nuestro software puede optimizar los procesos de tu operación y ayudar a maximizar tus ventas. ​

Webinar - Visual Merchandising: como maximizar las ventas de tu comercio con checklists electrónicos. 04 de agosto, a las 11 a.m (CDMX)​.