Medidas de prevención para los accidentes en el trabajo

La prevención de accidentes es fundamental para el bienestar de los empleados y para el día a día de la empresa. Por lo tanto, se deben tomar medidas, para reducir los riesgos en el entorno laboral. ¿Sabes por qué son tan importantes las medidas de prevención de accidentes laborales? Te contamos: cada año, más de medio millón de personas sufren accidentes de trabajo. Estos eventos pueden resultar en lesiones graves, e incluso la muerte.
Actualizado: 8 de noviembre de 2022
Tiempo de leer: 9 minutos

Además de perjudicar a los empleados, las empresas se ven afectadas por las tasas de indemnización y/o el despido de empleados. Por eso, la mejor manera de evitar este doloroso proceso es invertir en seguridad laboral.

Diferentes sectores y funciones necesitan atención a este tema. En este sentido, algunas sugerencias pueden ser de gran valor para mantener los parámetros y medidas de protección de los usuarios.

A continuación, conoce la importancia de la prevención de accidentes y nuestros consejos para reducir daños y riesgos a los empleados de la empresa.

¿Qué es la predicción de accidentes laborales?

La prevención de accidentes laborales es un conjunto de medidas implantadas para reducir los riesgos y daños a los profesionales.

Tales medidas se basan en estándares de Salud y Seguridad Ocupacional (SST) para promover un ambiente de trabajo seguro y saludable. Es papel de la empresa aplicarlos, sensibilizar a sus empleados y buscar mejoras en la gestión para que exista, de hecho, la prevención de estos accidentes.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el 27 de julio se celebra el Día Nacional de Prevención de Accidentes Laborales, fecha para concientizar a empresas, empleados y toda la sociedad sobre prácticas para reducir la siniestralidad y las enfermedades profesionales.

¿Qué es un accidente laboral?

La Consolidación de las Leyes del Trabajo (CLT), define como accidente laboral, aquel que se produce durante el ejercicio del trabajo o como consecuencia del mismo.

Los cuales pueden causar lesiones corporales, reducción o pérdida funcional, permanente o temporal de la capacidad de trabajo e incluso la muerte del colaborador.

La CLT también enumera tres tipos de accidentes de trabajo:

Accidente laboral típico

Un accidente laboral típico es aquel que ocurre durante la jornada laboral, en su lugar de trabajo o en las instalaciones de la empresa.

Podemos citar como ejemplo aquellos accidentes causados ​​por error humano involuntario, defectos en maquinaria, caídas, entre otros.

Accidente laboral atípico

El accidente laboral atípico está relacionado con enfermedades profesionales, actividades repetitivas o contaminación por algún agente químico, físico, biológico o radiactivo.

Las enfermedades profesionales, a su vez, se dividen en dos categorías:

  • Enfermedades profesionales: causadas por las características del medio ambiente de trabajo o por condiciones inadecuadas de trabajo.
  • Enfermedades profesionales: son las relacionadas con las características de las actividades realizadas por determinados profesionales.

Accidente de viaje

Finalmente, sigue existiendo el accidente de camino o ruta. Mucha gente no lo sabe, pero la ley también considera accidente de trabajo el que se produce en el trayecto entre el domicilio del colaborador y la empresa, y viceversa. Esto también incluye situaciones en las que el empleado está viajando por la empresa.

El accidente de trayecto puede producirse en cualquier medio de transporte, incluso si el colaborador va andando al lugar de trabajo.

¿Qué importancia tiene la prevención en el lugar de trabajo?

La prevención de accidentes es muy importante para mantener la salud de los colaboradores y la seguridad ambiental. Incluso la forma en que está estructurada y cuánto se invierte en ella también afecta la credibilidad de la empresa en el mercado.

Por lo tanto, tomar las medidas de prevención y seguridad necesarias para evitar accidentes es beneficioso para todos los involucrados en la rutina. Por lo tanto, es importante cumplir con los criterios de inspección, asegurando la integridad de todo el equipo.

Cabe mencionar que los procedimientos para la prevención de accidentes deben actualizarse periódicamente, es decir, es necesaria la mejora continua. Esto se debe a que siempre puede haber nuevos riesgos y también alternativas innovadoras para evitarlos. En cualquier caso, al invertir en este cuidado, tu empresa tiene varios beneficios:

  • Empleados satisfechos.
  • Clima organizacional agradable.
  • Ambiente seguro.
  • Preparación adecuada para hacer frente a imprevistos.
  • Cumplimiento de las normas reglamentarias.
  • Gestión de riesgos.
  • Credibilidad en el mercado.
  • Reducción de costos de accidentes.

Como ya hemos dicho, las ventajas son numerosas para todos los implicados. De hecho, esto puede incluso afectar el compromiso de los colaboradores con la organización. ¿Comprendemos mejor las responsabilidades de las empresas en este sentido?

¿Cuál es el papel de las empresas en seguridad y salud laboral?

Invertir en seguridad y salud en el trabajo es el primer paso para prevenir accidentes de manera efectiva. Esto se debe a que los recursos para evitar imprevistos tienen costos y consecuencias mucho menores que enfrentar tragedias.

Y, por cierto, en el terreno estamos hablando de presupuesto. Las organizaciones también son responsables del bienestar de los profesionales que trabajan a diario. Por ello, el cuidado y el celo con los recursos humanos son fundamentales.

Además, los empleados necesitan sentirse respaldados y seguros en el lugar de trabajo para que puedan desempeñar sus funciones satisfactoriamente. Por lo tanto, orientarlos con respecto a los requisitos de la legislación y la inspección demostrará que la empresa cumple adecuadamente con los protocolos y, de paso, se preocupa por los equipos.

Ahora que entiendes la importancia de la prevención de accidentes laborales y el papel de las organizaciones en ella, ¿vamos a los consejos?

11 consejos para la prevención de accidentes y la seguridad laboral

Para disfrutar de todos los beneficios que puede promover la prevención de accidentes laborales, vale la pena seguir algunas prácticas básicas. Por ello, hemos seleccionado algunas acciones para poner en práctica en el día a día, desde la dirección hasta el personal, con el objetivo de velar por el bienestar y la integridad de todo el equipo.

1. Presta atención en el trabajo

Primero, todo el trabajo debe estar enfocado. Especialmente en situaciones que implican riesgos, es fundamental prestar atención a los factores ambientales que pueden ser peligrosos.

Sin embargo, con cada vez más recursos de distracción, es importante determinar reglas para la protección de los colaboradores y priorizar sus obligaciones. Las conversaciones, los teléfonos celulares e incluso el cansancio pueden exponerlos a accidentes.

Por lo tanto, lo ideal es que este empleado conozca todos los elementos que puedan implicar riesgos a su integridad. Por eso, en la contratación de nuevos empleados y también en la formación en reciclaje, es importante revisar todos estos aspectos.

De esta manera, las personas absorben la información y, poco a poco, crean el hábito de estar atentas a las pautas dadas. Ante ello, en el desempeño de su trabajo, establecen las prácticas más adecuadas y mantienen la atención al medio ambiente.

2. Evita la exposición imprudente al riesgo

Algunos accidentes pueden ocurrir debido a la imprudencia del colaborador. Si alguna situación cerca de ti muestra un peligro inminente, no te acerques. Este pensamiento debe ser difundido en toda la empresa para que se convierta en una idea amplia.

Además de la responsabilidad de la empresa de guiar, el empleado también debe preservarse a sí mismo. Por lo tanto, debe evitarse cualquier situación que pueda representar una amenaza para ti o para los demás.

El riesgo se puede entender cuando se calcula, fortaleciendo la prevención de accidentes. Algunas actividades profesionales presuponen peligros, pero, en estos casos, el colaborador dispone de recursos de protección. Son excepciones y no deben ser consideradas.

No accedas a lugares donde no tengas autorización previa para estar allí. También evita estar cerca de áreas y equipos para los cuales no tienes capacitación calificada. Por supuesto, esto puede tener graves consecuencias.

 3. Mantén el lugar de trabajo limpio y organizado

Muchos accidentes ocurren debido a la desorganización del área de trabajo. Por ejemplo, una caja dejada en el camino, una herramienta dejada en el piso, algún producto que gotea en el piso y otros descuidos pueden ser costosos.

Cuando estos descuidos se combinan con la intensidad de las rutinas de trabajo, el resultado puede ser peligroso para todos. En cuanto a este punto, se trata de cuidados sencillos, pero que marcan la diferencia.

El compromiso con un lugar organizado es un deber de todos los colaboradores que lo ocupan. El trabajo en equipo da como resultado un entorno libre de riesgos en el que todos pueden moverse y actuar sin problemas.

Corresponde a los coordinadores, supervisores y gerentes reforzar la importancia de un lugar limpio y debidamente organizado. Al estandarizar estos procesos, por ejemplo, todos pueden seguir los parámetros.

4. Exige el uso de EPI

Toda empresa está obligada a proporcionar, sin costo alguno para el colaborador, todos los EPI que sean necesarios en el desempeño. Así, los empleados tendrán diferentes exigencias de protección para realizar sus tareas de forma segura.

Por ejemplo, cada trabajo realizado tiene parámetros que requieren EPI específicos. Asimismo, una vez que el equipo está en posesión del colaborador, éste está obligado a utilizarlo, así como a velar por su integridad.

De hecho, es muy importante para la empresa y sus empleados registrar documentos para la entrega de EPI. A partir de ese momento, es responsabilidad de cada colaborador utilizarlos durante su trabajo.

La empresa tiene el deber de proveer y el derecho de cobrar por el uso de cada uno. Entre estos equipos se encuentran guantes, goggles, protección respiratoria, protección auditiva, cinturones anticaídas, cascos, botas, entre otros. Es fundamental respetar los requisitos de cada actividad realizada.

5. Cuida de ti y de tu compañero

Impulsar acciones de prevención es un trabajo en equipo en todo momento. Por ello, es fundamental que los compañeros de trabajo se cubran y orienten entre sí para evitar accidentes y situaciones de riesgo.

Un buen ejemplo es el uso de EPP. Un empleado siempre debe recordar y supervisar al otro para crear y nutrir esa cultura. Otro tema importante es evitar realizar tareas de manera aislada, especialmente en áreas de riesgo.

El seguimiento, ya sea de otro compañero o de un técnico en seguridad laboral, es prudente e importante. Por lo tanto, la premisa de todos los servicios debe ser siempre uno cuidando al otro.

Para que esto funcione, es importante que el tema siempre se aborde como una forma de asociación entre compañeros de trabajo. Así, el entorno se vuelve más seguro y se fortalece la cultura de prevención de accidentes.

6. Reportar incidentes

Los incidentes pueden convertirse fácilmente en accidentes. Todo lo que suceda fuera de la normalidad de sus funciones deberá ser comunicado a los superiores y, principalmente, al sector de seguridad laboral.

Por lo general, las empresas tienen sus propios procedimientos para registrar incidentes, por lo que es fundamental seguirlos. Cada experiencia servirá de advertencia a otras personas que se encuentren en la misma situación.

Comunicar estos hechos sirve para llamar la atención sobre hechos que pueden repetirse con otros colaboradores. Así, se pueden evitar problemas futuros de forma sencilla, con la adopción de prácticas de corrección y prevención.

Reportar incidentes debe ser un hábito. De hecho, cuanto más aprenda la empresa sobre ellos, más objetivamente podrá trabajar para eliminar los riesgos. Este ciclo tiende a resultar en un ambiente de trabajo cada vez más seguro.

7. Infórmate sobre CIPA en relación con la prevención de accidentes

La Comisión Interna de Prevención de Accidentes (CIPA) es un grupo formado por representantes designados por la administración y otros elegidos por los colaboradores y secretarios. Esta comisión tiene la función de mantener la seguridad laboral, crear reglas para la empresa y monitorear su efectividad y cumplimiento.

Además, CIPA es quien apoya a los empleados lesionados, monitorea su baja y regreso al trabajo y determina acciones que pueden aislar posibles problemas.

La comisión cuida no sólo de la salud física de los empleados, sino también de su salud mental y bienestar, realizando campañas de concientización, ferias de salud, promoviendo actividades, concursos y charlas.

¡Busca el equipo CIPA de tu empresa y conoce un poco más de las acciones realizadas en tu lugar de trabajo!

8. Utiliza sólo máquinas de trabajo que hayan sido revisadas

Las máquinas adecuadas son una forma de valorar la prevención de accidentes. Sin embargo, las empresas no siempre se preocupan por la rutina de mantenimiento adecuada.

La falta de tiempo, el costo y la necesidad de utilizarlos en las tareas son factores que provocan este problema. El contribuyente, sin embargo, no debe correr ningún riesgo.

Cada máquina necesita cuidado y revisión frecuente. Si esto no sucede, es susceptible de cortocircuitos y mal funcionamiento que pueden provocar accidentes.

El problema no siempre se limitará a un trabajo mal realizado. Las consecuencias pueden golpear al empleado que está haciendo uso de ella.

Cuando notes un problema, informa a los responsables sobre la necesidad de mantenimiento. Es fundamental contar con inspecciones periódicas, ya que esta negligencia puede causar accidentes y generar riesgos para los colaboradores.

9. Abandona herramientas en mal estado

Las herramientas también son elementos que pueden causar problemas y deben incluirse en la rutina de prevención de accidentes. Están sujetos al desgaste natural del uso y el tiempo, lo que también puede poner en riesgo a quienes los manipulan a diario.

Es fundamental que el empleado deje de utilizar aquellos que se encuentren en mal estado, especialmente aquellos expuestos a impactos e intensidad, que pueden tener consecuencias.

La rotura de un cable, por ejemplo, puede hacer que el colaborador pierda el control, provocando algún golpe en su propio cuerpo. Pueden ocurrir lesiones de diferentes niveles y sacar al empleado de la actividad.

Lo mejor que puedes hacer es cobrar por las herramientas nuevas y dejar de usar las que ya no se usan. En cuanto a la empresa, es responsabilidad de la inspección periódica del equipo y su sustitución cuando sea necesario.

10. Limítate sólo a tus funciones

Los colaboradores no deben realizar actividades para las que no estén capacitados, especialmente aquellas que impliquen riesgos. De hecho, muchos de ellos requieren de cursos y capacitaciones más profundas, precisamente lo que capacita a los empleados para realizarlos.

En ningún caso se debe realizar esta práctica. Es ilegal, puede causar accidentes y perjudicar a la empresa. Ciertamente, el empleador no le va a pedir a un empleado que no está preparado que haga algo que no sabe.

Junto a ello, también corresponde al colaborador no arriesgarse a realizar tareas que no sean de su competencia. ¡Este tipo de negligencia se interpone en el camino de la prevención de accidentes!

Si al empleado se le indica que haga algo que no sabe, debe buscar a un superior o a un técnico en seguridad laboral para informarle que no tiene la titulación necesaria.

11. Opera las máquinas con responsabilidad

Se necesitan máquinas para diversos trabajos en fábricas y grandes empresas. Por lo tanto, la operación requiere parámetros básicos de uso.

Las buenas prácticas van desde la atención al realizar el trabajo hasta el uso de EPP. Muchas de ellas son afiladas, pesadas y tienen otras características que, si no se respetan, suponen graves riesgos.

Es esencial que el operador esté primero calificado para trabajar con la máquina. Además, debe prestar mucha atención cuando opera, especialmente cuando hay otros colaboradores alrededor. Las grandes empresas implican riesgos no solo para quienes las controlan, sino también para quienes las rodean.

Cuando el empleado dispone de todos los recursos necesarios, se refuerza su compromiso y responsabilidad. Por lo tanto, si realiza correctamente el servicio, tendrá éxito y mantendrá los estándares de seguridad de la empresa.

La labor de prevención de accidentes es extensa, pero fundamental para la empresa y sus empleados. ¡Y así las mejores prácticas ayudan a que el lugar de trabajo sea más seguro para todos! ¿Deseas obtener más información sobre cómo nuestro sistema automatizado de checklist en línea puede ayudarte a identificar los factores de riesgo en tu negocio? Entonces, habla con nosotros y programa una demostración gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce el
Checklist Fácil

Categorias

Entradas relacionadas

Suscríbete a nuestra newsletter y accede, de primera
mano, a contenidos relevantes para tu negocio.