Análisis Preliminar de Riesgos: qué es y cómo hacerlo

El Análisis Preliminar de Riesgos (APR) desempeña un rol importante en la gestión de riesgos en las empresas, además de ser una herramienta que ayuda a mejorar los indicadores de Seguridad Laboral.
Actualizado: 9 de julho de 2024
Tiempo de leer: 10 minutos

La sigla APR significa Análisis Preliminar de Riesgos. Es un estudio previo de una actividad, conducido para mapear e identificar posibles riesgos o fallas en lo que se desea realizar dentro de la organización. Su objetivo, por lo tanto, es prever posibles daños y evitar accidentes laborales.

Este análisis debe llevarse a cabo antes de comenzar cualquier nueva tarea. De esta manera, con los riesgos ya identificados, es posible adoptar medidas de seguridad para evitarlos de manera eficiente.

Si tienes dudas sobre el APR, quédate con nosotros. Hemos preparado un contenido que irá aclarar los puntos principales sobre él, incluso cómo ponerlo en práctica. Así que, ¡sigue con nosotros para aprender todo!

Análisis Preliminar de Riesgos: ¿Qué es el APR?

APR es una técnica de evaluación de los riesgos que pueden ocurrir en una actividad específica. Este análisis se lleva a cabo en cada una de sus etapas, ya que los accidentes pueden ocurrir en tan solo un proceso específico. Es, también, parte de la documentación necesaria para la Seguridad Laboral.

El objetivo principal del Análisis Preliminar de Riesgos es permitir la adopción de medidas previas que controlen, neutralicen o mitiguen los riesgos inminentes del proceso. También es una garantía legal para la empresa, ya que abarca cuestiones de seguridad que la ley requiere.



Para más información sobre el tratamiento de tus datos personales, lee nuestro Aviso de Privacidad.

Cualquier profesional puede firmar o emitir un APR, desde que tenga conocimientos en Seguridad Laboral. Es importante que todos los colaboradores involucrados en la actividad también la firmen. Esto demuestra que han sido informados sobre los riesgos y las medidas preventivas.

¿Para qué sirve el APR?

Esta herramienta, o documento, sirve principalmente para prevenir accidentes laborales, puesto que implica un análisis minucioso previo, haciendo posible adoptar medidas que permitan reducir las ocurrencias, protegiendo así la vida de los empleados.

El APR también sirve para cumplir con las obligaciones legales de Seguridad Laboral. Es decir, el documento asegura que la empresa esté en conformidad con las leyes correspondientes. 

Además, el Análisis Preliminar de Riesgos es una forma de evaluar el retorno de las inversiones realizadas en seguridad. El documento ayuda, incluso, a obtener información sobre la calidad de las medidas preventivas y protectoras adoptadas por los profesionales competentes en su rutina.

¿Cuándo se debe realizar un APR?

La creación del APR es obligatoria para cualquier trabajo realizado en espacios confinados o a gran altura. A pesar de esto, esta documentación es aplicable en cualquier tipo de negocio que considere importante conocer los riesgos de sus actividades, incluso cuando no es un requisito legal.

Con un análisis completo de las áreas principales de la empresa, es posible obtener un guión de gestión estratégica completo, que facilitará y agilizará el seguimiento de amenazas y riesgos en la rutina laboral.

Por lo tanto, es importante que los APR siempre sigan las regulaciones técnicas y normativas de tu sector (como las NOM, en México) para garantizar la seguridad de los trabajadores y el impacto positivo de las medidas preventivas en el día a día de todos.

¿Cuáles son los principales beneficios del APR para tu empresa?

En general, muchas empresas no incluyen el APR en la planificación de operaciones, lo que puede resultar en varios accidentes que podrían haber sido evitados si hubiera un análisis preliminar en la ocasión.

Sin embargo, con este documento, es más fácil controlar las medidas de seguridad, que garantizan la prevención de accidentes. ¡Al conocer cuáles son los riesgos de sus actividades, también es posible crear checklists y planes de acción de acuerdo con la prioridad de seguridad!

En todos los casos, el APR es una herramienta de gestión valiosa para:

Revisión de riesgos y amenazas

El APR ayuda a determinar los riesgos y desafíos que pueden afectar al entorno y la actividad realizada. Así, permite proteger la vida de los profesionales, así como la propia infraestructura de la empresa.

Anticipación de problemas

Además de identificar riesgos potenciales, la herramienta ayuda a prevenir daños a los equipos, pérdida de materiales y paralización de las actividades, entre otros. De esa manera, evita también gastos con mantenimiento o trabajo excedente, por ejemplo.

Definición de responsabilidades

Durante la planificación del Análisis Preliminar de Riesgos, es necesario designar  responsables de la implementación y control de las acciones. Esto amplía la participación de los colaboradores. Al final, la seguridad en el trabajo deja de ser tarea únicamente del experto del área.

Estandarización de métodos

El documento con las directrices del APR se crea después de un análisis profundo de las actividades y sus etapas correspondientes. Por lo tanto, permite crear estándares que deben de ser seguidos siempre y cuando se inicien nuevas tareas. 

Proporcionar un control de gestión de riesgos práctico y eficiente

El APR sirve como guía de los riesgos identificados y también permite que los empleados realicen la gestión de cómo abordar los puntos mencionados en el propio documento. Por lo tanto, el contenido debe ser accesible y comprensible para todos los que lo utilizarán, garantizando una mayor seguridad en el trabajo.

¿Cómo el APR está relacionado con la Seguridad y Salud en el Trabajo (SST)?

El Análisis Preliminar de Riesgos es una de las formas de garantizar la Seguridad y Salud en el Trabajo (SST), una vez que es un análisis realizado previamente al inicio de cualquier actividad dentro del entorno laboral. Además, su principal objetivo es corregir posibles fallas que puedan ocurrir y/o perjudicar a los trabajadores.

Al finalizar la documentación del APR, también se garantiza una estandarización en el servicio realizado por los trabajadores, siendo otra de las formas de prevenir posibles accidentes laborales.

Leer también:

¿Quién es el principal responsable de emitir el documento APR?

El informe APR será siempre preparado por los responsables de seguridad laboral en la empresa. Sin embargo, esto no excluye la participación activa de los empleados en esta evaluación; por el contrario, los trabajadores serán la principal fuente de datos para los profesionales de seguridad laboral. La responsabilidad de centralizar la información y completar el documento recae únicamente en el área de seguridad laboral.

¿Cómo completar correctamente un APR?

El APR es un documento abierto, generalmente creado en hojas de cálculo de Excel. Puede ser firmado y completado por cualquier profesional de la empresa que tenga conocimientos en el área de Seguridad del Trabajo.

La intención es que el documento no sea de difícil comprensión, sino más bien una serie de preguntas y respuestas diseñadas para detectar los posibles riesgos o peligros en las diferentes etapas de los procesos de trabajo.

10 pasos para realizar un APR completo

La evaluación preliminar de riesgos, además de certificar la salud laboral, también puede establecer cuáles son las amenazas para el medio ambiente, para el servicio prestado, para el patrimonio y para la imagen de tu empresa. Por ello, es importante llevar a cabo las siguientes etapas:

1. Selección del análisis

El primer paso puede parecer obvio, pero hay muchos APR genéricos que no proporcionan la orientación adecuada sobre qué actividades se están estudiando. Por lo tanto, elige crear un APR para tareas en este orden:

  • Mayores índices de ocurrencia 
  • Mayor potencial de causar lesión o enfermedades
  • Nuevos procesos implementados
  • Procedimientos operativos que necesitan instrucciones escritas y específicas

Para eso, es importante tener en cuenta que solamente una persona no será capaz de recopilar y documentar toda la información, así que un equipo entero debe dedicarse a esta tarea.

2. Segmentación de actividades

Aquí, se evalúan cuáles son las macro y micro etapas necesarias para la ejecución de una función específica. Para documentarlo, ten en cuenta el orden en que se realizan las cosas y busca al menos 5 etapas en cada trabajo. Por ejemplo:

Segmentación del trabajo de higienizar productos:

  • Averiguar qué productos deben ser higienizados
  • Identificar dónde están los productos no higienizados
  • Establecer un lugar de limpieza
  • Definir dónde colocar los productos higienizados
  • Preparar los materiales de limpieza
  • Desplazarse hasta el lugar de limpieza
  • Higienizar todos los productos
  • Reubicar los productos en sus lugares de almacenamiento correspondientes

Con esta estrategia, tu análisis se vuelve aún más eficiente, porque genera un estudio completo de cada tarea realizada.

3. Documentación

Para realizar la documentación necesaria y entender cómo hacer un APR con eficacia, el primer paso es comprender las necesidades de campo y las etapas cruciales de ejecución en cada área de la empresa.

Esto significa que, al finalizar la recopilación de datos, deberá ser posible identificar los riesgos operativos de acuerdo con el potencial de impacto para el negocio.

Con esta organización estratégica, el documento debe incluir qué medidas de prevención de accidentes se aplicarán y cuál será la periodicidad de su seguimiento por parte del equipo. Para hacer que esta información sea aún más accesible, puedes elaborarla en un checklist digital.

Para facilitar la comprensión del análisis, es interesante que todas las áreas de la organización estén al tanto de los objetivos planificados para generar una comprensión completa de sus operaciones.

Para concluir, es importante destacar que, aunque los modelos de APR en hojas de cálculo sean muy útiles, la forma más actual y competente de poner en práctica la prevención de riesgos es a través de herramientas digitales. Esto se debe a que, de esta manera, tienes acceso libre a los elementos de análisis y puedes evaluar qué actividades requieren más atención.

4. Recopilación de información

Difícilmente podrás realizar un Análisis Preliminar de Riesgos si no tienes datos e información reales en los que basarte. Esto se debe a que son ellos los que guiarán las acciones preventivas.

Es necesario recopilar información como posibles peligros inminentes en la actividad, así como enumerar los riesgos en cada etapa. Aquí, también debes especificar los responsables de cada tarea y los equipos utilizados, incluyendo los EPP obligatorios.

Todo lo que se obtenga en la recopilación debe registrarse en un documento, cuyo contenido se puede mejorar siempre que sea necesario.

5. Identificación de causas y vulnerabilidades

Junto con el análisis de riesgos, es esencial detallar las posibles causas de ellos. Además, también es importante tener en cuenta sus efectos, junto con sus respectivas gravedades.

Por ejemplo: supongamos que un profesional está bajo el riesgo de sufrir quemaduras al usar un equipo específico. Algunas preguntas que deben ser respondidas son:

  • ¿Es el equipo lo que puede causar este daño o la forma en que se lo utiliza?
  • ¿Cuáles son las probabilidades de que ocurra el problema?
  • ¿Es posible prever la gravedad de la quemadura si no se adopta ninguna medida?

Todas estas cuestiones deben analizarse en la práctica, detallando las personas y los bienes expuestos a esta amenaza de quemadura.

Por fin, esta información ayudará a guiar a los profesionales de Seguridad del Trabajo no solo para crear el documento de APR, sino sobre todo para adoptar medidas efectivas que protejan la vida y el patrimonio.

6. Identificación de peligros

Una vez que el análisis de las tareas está listo, ten un checklist a mano para responder preguntas específicas que brinden una perspectiva gerencial de los riesgos. Aquí tienes algunos ejemplos que se pueden replicar:

  • ¿Es utilizado algún equipo en esta actividad que represente un riesgo de lesión para el usuario? ¿De qué tipo?
  • ¿Durante el uso de algún equipo o maquinaria específica, hay riesgo de caída o resbalón?
  • ¿Hay algún riesgo de lesión derivado del acto de levantar, empujar o jalar?
  • ¿Alguna tarea rutinaria implica riesgo de quemaduras? ¿Cómo?
  • ¿Los trabajadores están expuestos a algún peligro químico, físico o biológico?

Para direccionar aún mejor estas preguntas, es recomendable comprender al máximo el modus operandi del trabajo realizado para ampliar esta lista.

7. Planificación de acciones de seguridad

Después de describir los riesgos, causas y efectos, es hora de realizar el APR propiamente dicho, o sea, planificar las acciones que deben adoptarse para abordar los problemas encontrados y corregirlos.

En esta etapa, es fundamental establecer reglas, normas y buenas prácticas para garantizar la seguridad de los empleados. Todo esto debe quedar registrado en un documento oficial, firmado por los involucrados y conocido por toda la empresa.

Además, estas medidas deben ser reforzadas entre los equipos mediante capacitaciones y entrenamientos.

8. Creación de medidas de prevención

Después de identificar los peligros que enfrentan los trabajadores directos e indirectos, es hora de establecer las medidas preventivas necesarias para que no ocurran accidentes. Un ejemplo de orden del control es el siguiente:

  • Eliminación: ¡Descarta físicamente el riesgo! Esta es la forma más efectiva de mejorar la seguridad durante las actividades. Sin embargo, también es el método más costoso y difícil de implementar.
  • Sustitución: Reemplaza el peligro por uno menor. Esto generalmente se hace mediante alguna adaptación del equipo o de la forma de realizar la actividad.
  • Control de Ingeniería: Este es un método para aislar el peligro de las personas. Es eficaz, pero su implementación es de largo plazo.
  • Uso de EPP: Minimiza los impactos de los peligros en el trabajador utilizando equipos de protección personal.
  • Medidas administrativas: Cambiar la forma en que las personas trabajan puede generar resultados a corto plazo, pero muchas veces es ineficaz a lo largo plazo. Esto se debe a que una nueva forma de realizar actividades puede ser más lenta y/o más costosa, lo que perjudica la productividad y los resultados financieros de la empresa.

Ojo: Si tu medida de control crea otros peligros diferentes a los analizados, vuelve al paso 3.

9. Actualización constante

El Análisis Preliminar de Riesgos no es un documento estático. ¡Al contrario! Necesita ser revisado regularmente, ya que pueden surgir nuevos riesgos que requieren nuevas medidas para abordarlos.

Por lo tanto, es importante que los responsables revisen regularmente el contenido y acompañen de cerca la realización de las actividades. De esta manera, pueden actuar de manera proactiva y predictiva, antes de que los empleados sean afectados de alguna manera.

Aunque estas etapas sean consideradas esenciales, no existe una estructura única de APR. Varía según la empresa, su sector y los procesos que adopta en su día a día.

Sin embargo, para todos los casos, una sugerencia es utilizar una plataforma de checklists, especialmente en la etapa de análisis. Esto facilita la organización y el registro de la información.

10. Comparte la APR

Finalmente, una vez concluida el APR, registra toda la información para facilitar consultas futuras por parte de las personas expuestas a los peligros identificados. Este documento debe tener una copia controlada en un lugar de fácil acceso y un texto de fácil comprensión para todos los que lo utilicen.

Aunque esta sea la última etapa, recuerda que el APR es un documento vivo que debe actualizarse y compartirse constantemente.

¿Qué es lo que no puede faltar en el APR?

El APR es un documento que debe ser comprendido por todos los que tengan acceso a él, por lo tanto, un lenguaje accesible y la organización de la información recopilada son imprescindibles. Además de estas características, es importante incluir información sobre cada actividad o proceso establecido dentro del APR. Esta información debe contener:

  • La actividad que se realizará;
  • Los responsables de llevarla a cabo;
  • Si los trabajadores tienen la capacitación (entrenamiento) para completar la actividad;
  • Los peligros presentes en la actividad;
  • Las consecuencias no deseadas de estos peligros;
  • Si hay algo más además de los peligros que pueda salir mal;
  • Una posible medida para controlar los riesgos y trabajar de manera segura;
  • Y si, a pesar de todo, algo sale de control, ¿a quién puede recurrir la empresa?

¿Cómo el Checklist Fácil te puede ayudar con el APR?

Para garantizar este alcance de comprensión para todos los involucrados, recomendamos el uso del sistema Checklist Fácil, especializado en automatizar y estandarizar procesos a través de un control ágil.

Nuestra herramienta promueve la integración de datos y, además, proporciona planes de acción para resolver fallas y mejorar resultados. Si leíste con atención este artículo, ya debe haberse dado cuenta de que esta es la estrategia perfecta para adaptar sus APR.

Nuestro software también ofrece la funcionalidad de flujo de trabajo, que puede ser de gran ayuda en la elaboración del APR, ya que este recurso automatiza secuencias de actividades y ayuda a buscar posibles errores y cuellos de botella.

Para obtener más información sobre Checklist Fácil, ¡agenda una demostración gratuita ahora mismo y checa cómo podemos optimizar la elaboración de un APR y mejorar la rutina de tu empresa!

Deixe um comentário

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

¡Ideal para tu negocio!

Categorías

Suscríbete a nuestra newsletter y accede, de primera mano, a contenidos relevantes para tu negocio.

Merchandising:

como maximizar las ventas de tu comercio con checklists electrónicos

Descubre como el uso de nuestro software puede optimizar los procesos de tu operación y ayudar a maximizar tus ventas. ​

Webinar - Visual Merchandising: como maximizar las ventas de tu comercio con checklists electrónicos. 04 de agosto, a las 11 a.m (CDMX)​.