8 pasos para llevar a cabo un control de calidad industrial eficiente

Para llevar a cabo el control de calidad industrial, debe centrarse en la satisfacción del cliente. Sin embargo, esta no es la única acción que se debe realizar. ¡Echa un vistazo a 8 buenas prácticas y comienza a adoptarlos a partir de ahora!

Tempo de leitura: 8 minutos
8 pasos para llevar a cabo un control de calidad industrial eficiente

Hacer que el control de calidad industrial es esencial para garantizar que los productos que lleguen al mercado estén dentro del padrón de excelencia preestablecida

Las organizaciones que tienen claro este proceso pueden identificar y corregir fallas rápidamente. Evitando que lleguen al consumidor final y, por tanto, generen algún tipo de insatisfacción.

Pero, ¿cómo llevar a cabo un control de calidad industrial que, de hecho, sea eficiente? En este contenido te mostraremos 8 consejos que te ayudarán en esta tarea. También abordaremos más sobre su concepto, con el fin de dejar clara la importancia de hacerlo en tu empresa. ¡Verifique!

¿Qué es control de calidad industrial? 

Antes de entrar en el concepto dirigido a la industria, es fundamental aclarar qué es, en realidad, el control de calidad. Es un sistema adoptado para medir la calidad de servicios y productos. Siempre en base a parámetros técnicos previamente establecidos.

Pero, ¿qué es un sistema? No es más que un conjunto de padrones, procedimientos e instrucciones que se utilizan para monitorear la producción. Y, así, asegurarse de que todo esté siempre en conformidad con las especificaciones y tolerancias.

Calidad significa la ausencia de defectos en el producto final. Y, sin embargo, la entrega de un artículo dentro del padrón deseado por la empresa.

Tras estas aclaraciones, podemos afirmar que el control de calidad industrial ocupa un papel preponderante en el desarrollo de la organización. Esto se debe a que tiene como objetivo identificar inconvenientes en las etapas de producción. De esta forma, garantizar un producto de excelencia al final.

Para que sea eficaz, debe adecuarse a las necesidades de la industria y al tipo de actividad que realiza. Además, no puede limitarse a un solo procedimiento. 

Es decir, el monitoreo debe abarcar los recursos humanos, materiales y de equipo en su conjunto. Todos estos factores, si están bien organizados, garantizan una producción mucho más eficiente.

¿Cuál es el papel del control de calidad industrial?

En definitiva, identifica defectos, errores y fallas en el producto, impidiendo que llegue al cliente. Por tanto, tiene como objetivo garantizar, a largo plazo, el crecimiento y la rentabilidad del negocio. Ya que reduce el desperdicio.

Aquí vale la pena hacer una observación: el control de calidad industrial no conduce al análisis, cambio o estandarización del proceso. Esta parte es tarea de la Gestión de Calidad Total, que ya ha sido un tema central de otros contenidos aquí en el blog.

Por lo tanto, su objetivo es evitar que algo fuera del padrón llegue al mercado. Así, actuará, por ejemplo, con inspecciones, ensayos y verificaciones.

Con esto, busca promover la satisfacción del cliente, así como fortalecer la relación con proveedores y otros socios. 

En este último caso, al realizar el control de calidad de la materia prima, por ejemplo, se busca contener la llegada de insumos no padrones. Por tanto, evitando nuevas pérdidas de productos y varios perjuicios.

Con todo esto, podemos decir que este control efectivo impacta en la competitividad de la empresa. Dado que la satisfacción del cliente y la eliminación de desperdicios son factores esenciales para obtener ganancias.

Mostraremos más sobre la importancia de esta acción en todos los tipos de industria a continuación. ¡Siga con nosotros!

¿Cuál es la importancia de realizar este control en las industrias?

Hacer un control de calidad industrial es importante para asegurar la excelencia de los productos que se entregan al mercado. Esto se debe a que, cuando se realiza de manera eficaz, permite identificar y corregir inconsistencias fácilmente.

A medida que se llevan a cabo las acciones, es posible disminuir el retrabajo. Ya que los profesionales empiezan a predecir automáticamente posibles fallos. 

Por tanto, se reducen los costos y el desperdicio. Ya sea relacionado con materiales desechados, tiempo invertido o energía.

Por lo tanto, con el tiempo, el control de calidad industrial comienza a mejorar los resultados, lo que garantiza procesos más eficientes. Además de limitar las fallas – humanas y tecnológicas.

Juntando todos los puntos anteriores, podemos decir que esta estrategia es indispensable para una buena productividad y participación de mercado. Al fin y al cabo, evita realizar un doble trabajo, lo que provoca un aumento de la rentabilidad. 

¿Cuáles son los riesgos de la falta de control de calidad en la industria?

Cuando un insumo llega a la industria, es necesario realizar pruebas, análisis e inspecciones. Con el fin de asegurar que la calidad del material entregado cumpla con las especificaciones solicitadas.

Ahora imagine que no existe un control tan efectivo en tu industria. Las fallas pueden aparecer en cualquier etapa de la producción, incluida la final. En este caso, es posible que tenga que tirar mucho a la basura. 

Y, con él, todo lo que se gastó en términos de tiempo, energía y materias primas. Es decir: ¡pérdida total! Sin mencionar que la demora puede crear problemas con tu cliente.

Este es solo un ejemplo de un problema que puede causar la falta de control de calidad en la industria. También existen otras situaciones desagradables, como:

  • Necesidad de recall;
  • Devolución o mantenimiento durante el período de garantía del producto;
  • Mercancía con calidad inferior a la prometida;
  • Riesgos para la salud de los funcionarios y también del comprador.

Estos factores también pueden afectar la imagen de la fábrica. Que, además de reinventarse para garantizar la calidad en su producción, tendrá que afrontar una crisis de marca.

¿Cuáles son los beneficios del control de calidad industrial?

Ahora que has visto la importancia de realizar esta actividad, así como los problemas que pueden surgir por su falta, es más fácil entender los beneficios generales que genera. En resumen, son los siguientes:

Consistencia de productos

Como se mencionó, el objetivo del control de calidad es mantener el padrón de excelencia previamente establecido. Por lo tanto, la consistencia permite a la industria ofrecer el mismo nivel de calidad en cada producción terminada

Esto evita que tus clientes comparen los bienes adquiridos. Y peor: miren que unos son mejores que otros. 

Mejor desempeño

Cuando el reproceso disminuye, la productividad del equipo en su conjunto aumenta. No tendrá que tener más tiempo para compensar un lote defectuoso.

Además, cuando existe una cultura centrada en el control de calidad industrial, el desempeño generalmente mejora. Una vez que todos comiencen a participar en mantener alto el nivel de sus propias entregas. 

Satisfacción del cliente

¿Qué mejor manera de satisfacer las necesidades de tus clientes que ofrecer un producto de calidad? Es decir, ¿dentro de los padrones prometidos?

Pues al realizar este control conseguirás la satisfacción del consumidor final. Animándolos a realizar recompras e indicar tu marca. 

Fortalecimiento de marca

Este beneficio no es más que los resultados de los otros mencionados anteriormente. Al ofrecer un producto consistente, optimizar el desempeño operativo y satisfacer a los clientes, el control de calidad industrial ayuda a fortalecer tu marca en el mercado.

¿Qué herramientas ayudan a controlar la calidad en la industria?

Existen varias herramientas que ayudan a optimizar la productividad y eficiencia de las industrias. Esto se debe a que permiten comprender los procesos y, a partir de ahí, determinar dónde está la causa raíz del problema.

Hemos seleccionado algunos que sin duda marcarán la diferencia en tu negocio:

  1. Diagrama de pareto: Facilita la visualización de las causas más importantes de un problema. Es ampliamente utilizado para determinar y tratar inconvenientes en el proceso de producción. Así como identificar puntos a mejorar;
  2. Diagrama de causa y efecto: También conocido como Fishbone and Ishikawa Diagram, permite identificar, clasificar y manifestar posibles causas de problemas. Permitiendo así llegar a la solución considerada ideal;
  3. Histograma: Es un diagrama de barras verticales, que representan la frecuencia de un conjunto de datos dado. Suele utilizarse para mostrar la frecuencia de un evento, permitiendo priorizar y relacionar acciones;
  4. Flujograma: Es una herramienta de planificación destinada a identificar el mejor flujo a cubrir a lo largo del proceso productivo. Su ventaja es el hecho de traer símbolos y gráficos, lo que permite una visualización más clara de los escenarios;
  5. Hoja de verificación: Conocida como checklist, es una planilla para la recopilación y el análisis de datos. Con él, es posible identificar más fácilmente en qué proceso se están produciendo errores repetidamente. De modo que, posteriormente, se crea un plan de acción para solucionarlo.

Existen otras metodologías que pueden ser útiles en esta tarea, como el ciclo 5W2H y PDCA. Sin embargo, se utilizan principalmente con la estandarización de procesos en mente. Ya que tienen en su esencia la mejora continua.

¿Cómo se realiza el control de calidad industrial?

Para implementar un control de calidad eficiente, es fundamental involucrar a todos los niveles de la empresa. En otras palabras, esta cultura debe extenderse desde el director a quienes laboran en la operación. 

Sin embargo, para que esto ocurra, los procesos deben ser claros. Así como la ficha técnica, completada y actualizada. ¿Cómo saber si algo está bien si la persona no sabe qué padrón se considera ideal?

Junto a esto, es importante ofrecer formación a los funcionarios. Preferiblemente con cada cambio de procedimientos.

Además, la organización debe evaluar el mejor sistema para realizar este control. Aunque es posible crear planillas manuales, la tecnología es un gran aliado. Esto se debe a que permite centralizar y gestionar los datos. Hacer el trabajo en su conjunto más eficiente.

A continuación, seleccionamos los pasos esenciales para realizar el control de calidad en las industrias. ¡Verifique!

8 buenas prácticas para un control de calidad industrial eficaz

Realizar el control de calidad en la industria no es una tarea fácil. Sin embargo, siguiendo algunas buenas prácticas, las posibilidades de éxito aumentan sustancialmente. Descubra cuáles son:

1. Centrarse en la satisfacción del cliente

La satisfacción del cliente debe ser el objetivo principal de todos los sectores de una industria. Sin embargo, este objetivo no se limita a ofrecer un producto de calidad, aunque es fundamental. También debes:

  • Comprender las necesidades de tus clientes;
  • Ofrecer productos que resuelvan problemas de manera eficiente;
  • Utilizar materia prima de calidad; 
  • Contar con una logística y distribución organizadas;
  • Estandarizar el servicio al cliente, especialmente postventa.

Todas estas acciones también deben llevarse a cabo con excelencia. Ya que también influyen en la imagen que las personas tienen de tu marca.

2. Adopte una gestión participativa

Los gerentes dispuestos a escuchar, delegar y motivar tienden a formar equipos mucho más comprometidos. Y dado que el control de calidad industrial requiere precisamente eso, es fundamental que este perfil esté presente en tu industria.

Por lo tanto, busque profesionales que tengan habilidades de liderazgo. Son capaces de:

  • Motivar a los equipos, aumentando la eficiencia;
  • Reter talentos;
  • Identificar y corregir errores rápidamente;
  • Promover un ambiente de trabajo más armonioso;
  • Mejorar la comunicación entre equipos.

3. Desarrolla las personas

Como se mencionó, es imposible lograr los padrones de calidad deseados sin el apoyo de los funcionarios. Por tanto, la adopción de medidas que favorezcan su desarrollo debe ser una prioridad.

Puedes crear programas de formación y motivación. Y, sin embargo, ofrecer recompensas por objetivos superados.

4. Adopte una comunicación transparente

Un equipo que se comunica tiende a ser mucho más eficiente. Las dudas se aclaran rápidamente, sin dejar lugar a la ambigüedad. 

Por tanto, fomente el intercambio de información. Incluso entre líderes y sus funcionarios. Por lo tanto, también se sentirán parte del negocio, impactando directamente en su desempeño.

5. Busque la mejora continua

Una cosa es segura: no hay nada tan perfecto que no se pueda mejorar. Esto significa que, aunque se ha creado un padrón para la compra de materias primas, por ejemplo, este debe ser revisado periódicamente.

El mercado y las necesidades cambian con frecuencia. Por tanto, es necesario seguir de cerca esta dinámica.

6. No acepte errores

Los errores son habituales en cualquier empresa. Sin embargo, no deben verse como inevitables, sino como algo contra lo que luchar.

Esto no significa que deba castigar a tus funcionarios. Pero, debes identificar las fallas con prontitud y buscar alternativas para que dejen de ocurrir. Esto es parte de un desarrollo constante que va de la mano con el control de calidad industrial.

7. Prioriza el aseguramiento de calidad

Cuando pensamos en la calidad del producto, hay varios factores que influyen en ella. Es necesario, por ejemplo, asegurarse de que solo se está comprando materias primas de calidad y que no hay fallas en el proceso de producción. 

Además, debemos asegurarnos de que la mercancía llegue al cliente en buen estado y dentro de la vigencia. Y, sin embargo, es realmente competitivo en el mercado.

Todos estos factores deben tenerse en cuenta a la hora de realizar un control de calidad industrial. Una falla en uno de ellos puede afectar negativamente la satisfacción del cliente.

8. Use un checklist en línea

¿Recuerda que sugerimos utilizar una tecnología para llevar a cabo un control de calidad industrial más efectivo? Bueno, el checklist en línea es una de esas soluciones que lo hacen más fácil (y mucho) a diario.

Con él, puedes crear una lista de verificación por sector o actividad. Así, el profesional responsable de un determinado proceso visualiza cada tema y da un “cheque” a los que son idóneos.

Lo bueno de la versión digital es que toda la información se almacena en la nube. De esta forma se evita el retrabajo. Además de reducir el riesgo de pérdida y borrado. Sin mencionar que facilita el control de los gerentes.

¡Cuenta con Checklist Fácil para obtener calidad en tu industria!

Checklist Fácil Fácil es líder en checklist digitales en Latinoamérica. Con él, creas listas de verificación y determinas cuándo deben realizarse las verificaciones y quién las debe realizar. Después de completar, los datos están disponibles para su verificación. Permitiendo así la generación de informes y gráficos.

Además de ayudar en el control de calidad industrial, el software también tiene otras características, que incluyen:

  • Mapear todos los pasos del proceso;
  • Controlar inconvenientes y reincidencias;
  • Reducir fallas y reprocesos;
  • Disminuir el uso de papel;
  • Reducir costos operativos;
  • Optimiza el tiempo de tu equipo.

¿Qué estás esperando? ¡Programa una demostración gratuita ahora con nuestros especialistas y vea cómo podemos ayudar a tu industria!

Escribo contenido para ayudar a las empresas a lograr la estandarización de los procesos mediante la gestión de no conformidades: hacer que las empresas sean más eficientes y los empleados más felices 🙂
Luciana Silva

Posts Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *